Sopita de brócoli fermentado

Sopita de brócoli fermentado

Hola a todos!

¿Ya ha pasado un mes desde la última publicación? Cada dia me pasa más rápido que el anterior, supongo que habéis tenido esa sensación muy a menudo, no sabría decir si es bueno o malo pero sí puedo afirmar que normalmente tengo esa percepción cuando estoy más ocupada y se me aculan las tareas. Por suerte el ingrediente de este mes es el brócoli, un alimento bastante fácil de cocinar y a la vez muy monótono, por que siempre se me ocurre cocerlo al vapor o incorporarlo en sopas y cremas de verduras.

Como el Juego de blogueros 2.0 trata de retarse a si mismo para obtener una receta diferente, ingeniosa y a su vez que aporte a los demás compañeros de juego más ideas para sacar el mejor partido a un ingrediente, teniendo en cuenta todo esto por primera vez desde que participo me he decidido a salir de mi área de confort.

Os dejo con la lista de participantes y seguimos con la receta.

La última clase del curso EXPERTO EN COCINA RAW&VEGAN fue de fermentos y he quedado tan cautivada por esta antigua y milenaria tradición de preservar los alimentos que lo he puesto en práctica. No es el primer fermento que preparó, antes había preparado el famoso chucrut y desde aquel día no falta un pote en la nevera.

Los vegetales fermentados son fáciles de digerir ya que en el proceso de fermentación se degradan las moléculas para transformarlas en moléculas más simples, para que se lleve a cabo dicha transformación son necesarias algunas condiciones, una de ellas y quizás la más importante es la ausencia de oxígeno para evitar el crecimiento de algunos organismos de descomposición como pueden ser los mohos y las levaduras lácticas.

En todo el proceso de fermentación interactúan diferentes cepas de baterías que allanan el camino a otras, en el caso del chucrut las primeras cepas son capaces de desarrollarse en entornos menos ácidos y con un pH elevado, estas reducen el pH para que las siguientes cepas tenga el entorno adecuado para su desarrollo y sigan reduciendo el pH para que las siguientes puedan tomar el relevo para llegar hasta la última cepa que realiza la fermentación más amplia, pero sin las anteriores esta última no podría desarrollarse correctamente.

Como opinión personal recomiendo que las verduras y frutas usadas en este receta que sean ecológicas pero si no tienes la oportunidad de adquirirlos con esa condición asegúrate de lavarlos muy bien y en medida de lo posible eliminar la piel.

Os animo a que preparéis fermentos en casa, tendréis a mano un ingrediente nutritivo que contiene vitaminas y minerales muy beneficiosos para la salud del sistema digestivo y que ayudan a alcalinizar la sangre.

No quiero terminar sin antes agradecer a Alex Pirla (chef) y a  Consol Rodríguez (formadora de alimentación viva) por inspirarme para esta receta.

Ingredientes | 2 personas | 2 semanas , 15 min

  • 500gr de brócoli
  • 1 pote grande de cristal de más de 1 litro
  • 250 ml de agua de mar
  • 250 ml de agua filtrada
  • 1/2 aguacate
  • brotes de brócoli
  • Aceite de oliva virgen extra (más o menos 1/2 vasito)
  • Aceite de sésamo (opcional)
  • 1 manzana verde
  • pipas de calabaza
  • semillas de cáñamo

Procedimiento

El fermento de brócoli

  1. Cortar el brócoli en trozos pequeños, lavarlo bien.
  2. Poner el brócoli en el fondo del pote de cristal y añadir el agua normal y el agua de mar.
  3. Es muy importante que toda la verdura quede sumergida en el líquido para evitar que se deteriore nuestro fermento. Dejar en un lugar tranquilo en la cocina a una temperatura ambiente.
  4. Pasada una semana podemos verificar el sabor del brócoli, a mi me pareció muy suave así que lo deje una semana más. ¡Va a vuestro gusto!

 

Para la sopita viva

  1. Cortar la manzana a trozos y poner en la batidora de vaso junto con la mitad del brócoli fermentado, añadir el agua de fermentación suficiente para que la mezcla quede bien triturada, y obtengamos una mezcla espesa y un poco ligera.
  2. Mientras se bate añadir el aceite de oliva en chorro para generar una emulsión y obtener una mejor textura, más o menos con 1/2 vasito sería suficiente.
  3. Servimos la sopita y acompañamos con el aguacate cortado a trozos, los brotes de brócoli, las pipas, las semillas de cáñamo y un chorrito de aceite de sésamo.

 

 

16 Comments

  1. Esta claro que eres una experta, y a mí me gustan las nuevas experiencias así que iré a por ello!!!

     
    • La verdad es que a mi también me gustan las nuevas experiencias de lo contrario comer sería muy monótono. Gracias por tu comentario, besos!

       
  2. Se ve rico, y es muy original 🙂
    Saludos.

     
  3. Me ha encantado y, con las ganas que tengo de experimentar con algún fermentado, no tardaré en probarlo a pesar de que no soy muy fan del brócoli 😉 Muchas gelicidades y muchas gracias por compartir! 👏👏👏

     
  4. Kim has dado una lección magistral de la preparación de fermentosy has justificado perfectamente para qué sirve y cómo se hace. Muchísimas gracias

     
  5. Que receta mas original. Cada dia se aprende algo nuevo. Felicidades por la receta.
    Besos.

     
  6. Los fermentos y yo somos dos completos desconocidos, pero con este juego y vosotros como compis siempre aprendo muchísimo, me he quedado ensimismada con la sopa, solo tengo una duda… ¿el agua de mar es agua salada? O un tipo de agua ya preparada o… ¿me voy a la playa a por un cubito de agua? Como ves ando muy perdida con los fermentos!! Un besito.

     
  7. Kim me encanta visitar tu blog, esta receta me llama la atención, ese capítulo de fermentados lo tengo pendiente y es clave, de este tipo solo hago yogur, y levadura madre para los panes, pero en pendientes por realizar y probar el chucrut, por supuesto tu receta deliciosa!!!! Me encanta toda, te mando un abrazo

     
  8. Madre mia! eres toda una maestra! Y que bien explicado, desde luego una opción muy original y saludable! Un beso!

     
  9. Silvia Ramos

    Uauuuuu es un recetón !!! Me gusta mucho tu aportación, ni siquiera había oído hablar de este tipo de recetas ( con fermentación ) pero parece muy interesante. Y totalmente a favor de los productos ecológicos o de como bien comentas, lavarlos muy bien antes de pelarlos o consumirlos ( con agua y vinagre/bicarbonato ) 😉 Enhorabuena

     
  10. Que buena idea, nunca he probado la fermentación me parecía complicada pero parece que es cuestión de darle tiempo a que fermente, tendré en cuenta tu receta que me parece una manera ideal para aprender.
    Felicidades por tu sopa cielo
    besss

     
  11. ¡Qué rico! A mí también me encantan los fermentados, en casa solemos tener kim-chi (coreano). Esta versión de brócoli me ha encantado y seguro que la probaré a hacer 🙂 Gracias por compartir, ¡un abrazo!

     
  12. Hola Kim. Nunca he probado este tipo de elaboraciones fermentadas pero el aspecto es excepcional. Estoy alucinada con lo que se puede aprender en este tipo de retos y encantada de participar y aprender de todos y cada uno de los participantes. Enhorabuena y gracias por compartir tus conocimientos.
    Bss
    Cristina

     
  13. La verdad es que tu propuesta tiene un aspecto tan delicioso que dan ganas de lanzarse a experimentar con los fermentados. 😀

     
  14. Pues con todo lo que he aprendido con esta receta me han entrado muchas ganas de probarla.
    Aparte de la elaboración final, que tiene un aspecto delicioso, la preparación es muy interesante y además la explicas perfectamente.
    Felicidades 🙂
    Besos

     

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*