Salsa bechamel | Veganizada

Una salsa bechamel vegano no es complicada, lo ingredientes son perfectamente reemplazables por sus “equivalentes” vegetales. Es el caso de la leche de vaca y la mantequilla. Ambos son perfectamente sustituibles es nuestra dieta y en nuestras recetas.

Por si no lo sabes una de las mejores opciones para reemplazar la leche de vaca es la de soja, la de almendras o la de anacardos. Para esta receta no se requiere una bebida vegetal especial por lo que eres libre de probar, para mi lo más importante es no alterar demasiado la receta si queremos obtener un resultado similar a la original. No queremos obtener un sabor diferente, por eso recomiendo una bebida vegetal de sabor suave.

Como en la receta original necesitaremos harina normal, pero si os gusta podéis usar harina integral queda perfecta y bien ligada. Solo debéis tener en cuenta que la al tratarse de una harina poco refinada quizás necesite más liquido para que no quede demasiado espesa. Si te animas con la harina integral debes de tener en cuenta que el resultado final sera más grumoso, no te asustes es normal.

En la preparación de esta receta es importante que centres toda tu atención en el cazo mientras en el fuego, debes de remover constantemente para que no se queme la harina y para evitar que se enganche en el fondo . También es importante usar una varilla de mano para remover y disolver los grumos (si usáis harina normal).

Recetas que quedan genial con esta salsa: Canelones de verduras, musaka vegana, lasaña vegetal

Ingredientes | 300 ml de salsa bechamel

  • 2 T de bebida vegetal de soja
  • 50 gr de margarina de soja
  • 1 C de harina
  • 1 c Sal
  • pizca pimienta negra
  • pizca de nuez moscada

Procedimiento

  1. Poner un cazo al fuego y poner la margarina junto con la harina y freír hasta que la harina tome un tono dorado.
  2. Añadir la mitad de la bebida vegetal de soja, batir enérgicamente con una varilla de mano para mezclar bien los ingredientes, la mezcla empieza a tomar fuerza así que recomiendo añadir el resto de la leche en forma de hilo y comprobar que la salsa tiene la textura deseada. Sabremos que esta lista cuando levantemos la varilla y la salsa caiga en forma de hilo.
  3. Sazonar la salsa con sal, pimienta y nuez moscada. Retirar del fuego y poner la salsa en un recipiente de cristal para facilitar su almacenaje o usarla directamente en nuestras preparaciones.

 

 

Deja un comentario