“Buttercream” vegano

Me emociona que el ingrediente elegido para este mes en Juego de blogueros sea el aguacate. Reconozco que en primer momento me dije a mi misma, ¡Tranquila, es un reto fácil! Pero a la hora de la verdad, he pasado muchos nervios porque no sabia que hacer.

Antes de empezar, os deja la lista de mis compañeros de reto, que este mes si era un verdadero reto! Espero aprender mucho de ellos y de disfrutar leyendo sus post, que siempre me sorprenden.

Así que he decidido comenzar con unos truquillos que han pasado de generación en generación en mi familia. Desde mi abuela hasta mi madre y de mi madre a mi. Antes pensaba que comprar un aguacate era similar a la lotería, la mayoría me salían demasiado duros, demasiado blandos o totalmente negros. Pero desde que aprendí cómo identificar un buen aguacate, puedo decir que me equivoco, más bien poco. Destapar un aguacate y que esté en su punto me resulta hermoso, y en la cara reflejo la emoción que me produce ver ese color verde brillante y oler su aroma suave. Aquí van, los trucos para comprar un aguacate en su punto.

1.

Tocar el aguacate con la yema de los dedos, muy suavemente. Si el aguacate cede a nuestra presión quiere decir que está maduro.

2.

Evitar los aguacates con manchas demasiado oscuras, ya que es síntoma de golpes o puntos demasiado maduros.

3.

Extraer con delicadeza el resto del tallo, si el aguacate esta maduro debería ser fácil quitarlo.

4.

Al quitar el tallo examinamos la pulpa del aguacate, debe tener un color verde claro, si es demasiado oscura está demasiado maduro y yo no recomiendo comerlo, pero si esta muy verde es porque aún no ha terminado de madurar.

Qué hacer con un aguacate verde?

No te preocupes, si no los vas a usar de forma inmediata podemos dejarlos fuera en el balcón o en el patio de casa al aire libre envueltos en papel periódico, es lo que solía hacer mi abuela. Luego, al cabo de unos días la escuchaba exclamar la expresión  “¡Parece mantequilla!” y es que para ella el aguacate en su punto tenía esa misma textura. Muy cremoso y suave. De hecho recuerdo cuando hacía clases de alemán,  mi profesor que era súper enrollado me preguntó un día ¿Tu eres de Colombia verdad? ¿Allí coméis mucho la “fruta de mantequilla”? Y yo me sonreía, primero porque no me imaginaba que existiera una fruta de mantequilla y no sabía a qué se refería, fue entonces en mi alemán chapucero que solicite una aclaración y me contestó que se refería al aguacate. Así que me pareció muy lógica su expresión.

Tengo que confesar que el consumo de aguacate a aumentado en casa desde que decidí llevar una alimentación vegana, ya que es una fuente sana de grasas saludables, vitaminas como la E, A y C, como también minerales como el potasio y ácidos grasas esenciales como el omega 3. Normalmente lo consumimos en el desayuno, sobre una torrada de pan integral, con un poco de aceite de oliva y pimentón picante. Otras veces le ponemos limón, guindillas y cilantro. Es un desayuno perfecto para empezar el dia con buena energía. También es normal que nos apetezca añadirlo a cualquier ensalada a la hora de la comida o de la cena. Simplemente hay que asegurarse que el aderezo contenga limón para que el aguacate no se ponga negro.

Aun me revuelco mentalmente cuando una persona me hace el comentario, de que no come aguacate por que engorda, ¿En serio? ¿Realmente eso es lo que pensáis del aguacate? Bueno, sigamos con lo nuestro. La receta para este mes, teniendo en cuenta que la mayoría de platos en los que incluyo el aguacate son salados, excepto en la nutella vegana y saludable, (el éxito con esta receta dulce fue rotundo), así que esta vez me anime hacer mi propio experimento. Y menudo experimento, ya que fue el postre para la nochebuena, en casa de mi madre, de allí la decoración muy navideña.

Ingredientes | 2 raciones | 10 min

  • 1 aguacate firme
  • 1 cdita extracto de vainilla en polvo
  • 1 cdita sirope de arce
  • 1/2 lima
  • 1/4 de granada

Procedimiento

  1. Quitamos la piel y la semilla del aguacate, lo ponemos en el procesador de alimentos junto con la vainilla, el sirope y la 1/2 lima exprimida.
  2. Batiremos, hasta obtener una crema suave, firme.
  3. Si deseas puedes rectificar el dulzor, ahora ponemos nuestra buttercream en una manga pastelera y decoramos a nuestro gusto con las semillas de granada.

Más allá de de la receta

Espero que os animéis a preparar esta fácil y deliciosa crema , en serio, es muy fácil. Reconozco que mi decoración ha sido muy navideña, pero, por que la ocasión lo ameritaba, vosotros podéis decorarlo como queráis, esta crema es tan mona, que quedara bien con o sin nada.

Nunca suelo recomendar ningún producto, pero debido a su excelente calidad me atrevo a recomendaros la vainilla de Salud Viva, es una marca que he conocido a través de mi escuela de cocina MoltVeg, y creo que, si sois de las personitas que opta por una alimentación sana y consciente deberias de probar alguno de sus productos, obviamente, siempre y cuando sea necesario.

También os quiero desear a todos, un feliz año nuevo, lleno de nuevas metas y más retos como este. Gracias Mónica por permitirnos formar parte de tu proyecto.

 

7 Comments

  1. Nunca hago buttercream para decorar postres porque me parece pesadísimo y empalagoso, pero el tuyo me ha dado curiosidad. Lo probaré.
    ¡Feliz año!

     
  2. Pingback: Juego de Blogueros 2.0: Quesadillas de Aguacate y Flor de Hibisco con Papillote de Aguacate - Entre 3 Fogones

  3. Me encanta la idea. Me parece muy original y apetitosa y una estupenda alternativa a las cremas de mantequilla, que cada vez hago menos…
    Me la apunto para probarla.
    Felicidades por la receta y muy feliz año nuevo 🙂

     
  4. Qué buena y original elección!! Enhorabuena, una alternativa genial a las buttercreams.
    Bss
    Cristina

     
  5. Genial, una crema mas ligera y tentadora para tus platos favoritos, felicidades guapa
    besss

     
  6. Una opción excelente, además de saludable, para una decoración deliciosa 😉 Otra cosa a probar (y unos cuantos trucos aprendidos). Muchas gracias por compartir y felicidades!

     

Deja un comentario